18
nov

shutterstock_165997055

 

Ocio – Viaje

 

Viajes de fin de semana o de una semana entera; un destino de playa para huir del frío o de invierno para disfrutar la nieve; acercarse a alguna de las mecas del shopping para aprovechar las rebajas; vivir unos días de exóticas aventuras o, simplemente, perderte en un lugar donde alejarte de tu entorno, desconectar, sanar el cuerpo y dedicarte unos días de mimos. Las posibilidades son infinitas por eso hemos querido inspirarte con nuestra particular guía de viaje. ¿Qué destino eliges?

 

– Estepona: No hace falta salir de la Penнnsula para darle esquinazo a los rigores invernales. En Estepona encontrarás una temperatura media de 17-20є C.

 

– Fuerteventura: Infinitas playas de arena blanca finísima, aguas turquesa, suaves dunas y sol. Alejada del turismo masivo Fuerteventura te ofrece el encanto de una isla tranquila.

 

– Sierra Nevada: A pie de pista y a menos de una hora de Granada, lo mismo que la playa.

 

– Valais (Suiza): Dos palabras imprescindibles para disfrutar de unas vacaciones de invierno: nieve asegurada. Y eso lo encuentras en Suiza en sus 29 dominios esquiables a mбs de 2.800 metros. Tú eliges: esquí alpino, de fondo, snow, raquetas o trineos.

 

– Gran Canaria. No solo hay playas, hay bosques de coníferas, parajes escarpados para practicar mountain bike y pequeсos pueblos donde no te tratan como a un turista más sino como a un visitante.

 

– New York: El invierno neoyorquino puede parecer intransitable. Abrígate bien y prepárate para ir de shopping con las calles nevadas.

 

– Berlín: Moda de vanguardia, con un toque especial y no desmedidamente cara. Berlín es la capital de quienes viven con su propio estilo.

 

– Tokio: Cualquier época es buena para irse a Tokio. Moda imposible, alta tecnología, diseño inexplicable y la sensación de que todo allí es tremendamente stylish.

 

– Praga: Es la “nueva Escandinavia”. Además de románticos paseos, persecuciones de espías del celuloide, tiendas de antigüedades y mercadillos.

 

– Omán: Las playas de Omán son conocidas por sus arenas blancas y por estar poco concurridas. Pero si prefieres las propiedades del agua de mar en un entorno controlado lo mejor es bañarte en una piscina de agua salada de un exclusivo resort.

0 No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *