31
jul

sopa-tomate

Estas vacaciones, haz de la comida un aliado para tu salud y tu silueta.

Hoy te proponemos las mejores recetas y trucos para no engordar.

Pon atención y aprovecha el verano para volver mejor de lo que te fuiste.

Lo primero que debes evitar es caer en los errores más comunes:

  • Ingerir excesivos alimentos de combustión lenta como los hidratos de carbono justo antes de acostarte ya que es un momento que no vas a activar tu metabolismo.
  • Saltarse cenas con la creencia de que nos ayudará a adelgazar.

Cuantas más horas se pasa en ayuno mayor será nuestro apetito en la próxima comida, además de que nuestro organismo tenderá a acumular en forma de reservas de grasa lo primero que ingiramos.

  • Prioriza las proteínas. La transformación en azúcares de las proteínas provoca un gasto de calorías de reservas de grasa localizada. Esto ayudará a perder peso durante el descanso nocturno. Consumir proteínas a última hora también genera hormonas que ayuda a prevenir el envejecimiento.
  • Evita los picoteos a última hora de la tarde. Es imprescindible resperar las 5 comidas diarias, incluidas el snak de media mañana y media tarde. No saltarse ninguna ayudará a poner en marcha el proceso digestivo.
  • Elimina los azúcares. La fruta, los dulces, la bollería o la pasta están entre los alimentos que deberías suprimir de las cenas ya que aportan energía de rápida asimilación que favorece engordar.
  • Evita alimentos precocinados como pizzas, fritos, embutidos grasos y verduras indigestas como alcachofas o colifor.
  • Controla la cantidad de aceite ingerido. Limita a una cucharada diaria como máximo recomendado. Intenta sustituir los fritos por recetas cocidas, a la plancha o vapor.
  • Evita la cafeína o el gas. Además de dificultarte a la hora de conciliar el sueño, ralentizan la digestión.
  • Algunas sugerencias saludables: tabulé, que es una ensalada fría preparada a base de sémola de trigo que además de proporcionarnos hidratos de absorción lenta, es rica en fibra, vitamina B y baja en grasas.
  • Reinventa ensaladas divertidas con manzana, quinoa, nueces, vinagreta de mostaza y naranja, ventresca de bonito, espinacas, pollo asado…
  • Aprovéchate de recetas veraniegas como el salmorejo y gazpacho. La remolacha es un alimento que ayuda a eliminar toxinas y previene de acumulación de grasas.
  • Las cremas depurativas son otra excelente elección. Puedes acompañarlas de lácteos, quesos, nata o leche, aportando un plus de calcio a tu dieta.
  • Salmón marinado es una cena muy completa y sabrosa. Rico en ácidos grasos Omega 3, que elevan los niveles de dopamina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *