02
nov

otono-castanas-2

La castaña está considerada como uno de los frutos secos más saludables, el más rico en hidratos de carbono y con un contenido en grasas muchísimo menor. Hoy, compartimos una de las recetas más golosas elaboradas con castaña: TARTA DE CHOCOLATE Y CASTAÑA.

Las castañas se consideran uno de los frutos secos menos calóricos, su composición nutricional está más cerca de los cereales que de los frutos secos. Es una interesante fuente de carbohidratos, se compara con el trigo, es más, en las dietas celíacas se suele sustituir la harina de trigo por harina de castañas (entre otras harinas sin gluten). Quizá no conocéis la harina de castaña, pero se trata de un interesante alimento para celíacos y para todos en general, el problema puede ser su precio.

La castaña, antiguamente denominada pan de pobres, es un alimento muy versátil, se puede comer cruda y cocinada, lo habitual es comerlas asadas si se van a tomar solas, también se asan, se hierven, se cuecen, se confitan, se fríen… de cualquier forma, resultan deliciosas.

Las castañas las podéis encontrar en el mercado desde principios de otoño hasta finales de invierno. Al comprarlas, es importante tener en cuenta el estado de la piel, que debe ser brillante. Para conservarlas en casa os aconsejo que las guardéis en un lugar seco y fresco, nada de bolsas de plástico (pueden pillar moho). Y en mi caso siempre tengo alguna bolsita preparada lista para asar, pero en el congelador. Hasta le quito el trocito de castaña para que sólo tenga que asarla directamente del congelador al horno, las podéis tener un máximo de 6 meses, perfecto para cuando tengáis antojo de castañas en el mes de Febrero.

 

Preparación de la tarta de chocolate y castañas:

 receta

Preparación de la base de galleta

  • Derretimos la mantequilla (usad el microondas, es más rápido, a temperatura baja unos 2 minutos). Con la picadora trituramos las galletas (si no tenéis, en un trapo de cocina echamos las 30 galletas y envolvemos para luego machacarlas con una cuchara o algo pesado, no os quedará tan fino pero sirve igual) y añadimos por encima la mantequilla derretida. La masa estará caliente y será muy manejable.
  • Añadimos la cucharada de esencia de vainilla. Podemos incluso añadir algo de harina de castaña o trocitos de castañas muy picaditos para darle más sabor, este punto es opcional.
  • Cogemos la mezcla de galleta y la repartimos por la base de un molde desmontable grande, 22 cm de diámetro. Apretamos contra el fondo y en los lados con la ayuda de una cuchara o con los dedos e introducimos al horno unos 10 minutos a unos 180º C para que se endurezca y se evapore un poco el líquido sobrante.
  • Sacamos el molde y dejamos enfriar para rellenar con la crema de chocolate y castañas. Bajamos la temperatura del horno a 150º C y lo dejamos así mientras preparamos la crema. Si vamos a preparar la crema más tarde debemos poner el horno a precalentar.

Preparación de la tarta y montaje final

  • Ponemos la nata a calentar en un cazo a fuego medio. Cuando esté caliente (sin que hierva, solo caliente)  echamos el chocolate en trozos y el chorrito de licor café. Dejamos a fuego bajo que se funda todo, ayúdate con una cuchara de madera.
  • En un bol ponemos los huevos y el azúcar. Batimos hasta que quede una mezcla homogénea, cremosa y no demasiado espumosa. Introducimos la mermelada y el puré de castañas (si no encontráis mermelada, podéis emplear crema o puré de castañas solamente, añadiendo 1 cucharada más de azúcar a la mezcla). Removemos la mezcla sin batir.
  • Cuando el chocolate se haya fundido con la nata apagamos el fuego y apartamos la mezcla. Añadimos la mezcla de huevo y castañas, mezclamos bien sin batir y dejamos reposar fuera del fuego.
  • Vertemos sobre la base de galletas toda la mezcla que tenemos reservada y la introducimos en el horno precalentado a 190º C entre 30 y 40 minutos (tal como comenté en alguna otra receta, todo depende del horno, siempre mirar con un tenedor que se quede seco…).
  • Retiramos del horno y dejamos enfriar en la nevera durante unas horas. Desmoldamos.
  • Por último espolvoreamos el cacao en polvo con un colador por encima de la tarta. Un pequeño consejo, a este postre le va muy bien acompañarlo con una copa de licor café helado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *