09
may

Ya sabemos que la piel se recupera de sus estragos diurnos por la noche. Los expertos hablan de “las horas doradas del sueño”, de las 22 a las 2 de la mañana, cuando la piel alcanza su nivel máximo de curación. Este nuevo hallazgo nos obliga a replantearnos nuestro horario de ritual de cuidado de la piel. ¿Interesante, verdad?. Hoy, te lo contamos.

Limpiar correctamente la piel por la noche, ponerte todas tus cremas y sérums en el orden correcto y darme 30 segundos de masaje, es el ritual perfecto para mantener un cutis cuidado y saludable. De acuerdo a los últimos estudios dermatólogos, entre las 09 y las 12 de la noche, tendríamos que proceder a aplicar nuestros tratamientos cosméticos nocturnos.

¿Cuál es el motivo?

Varios estudios científicos sobre los ritmos circadianos de nuestro cuerpo y de nuestra piel, concluyen en que por la tarde se va produciendo la secreción de la hormona del sueño (melatonina) alcanzando su punto álgido por la noche. Precisamente, en este punto, en los que los niveles de melatonina aumentan y los de estrés (cortisol) disminuyen, se produce la penetración óptima de la crema y nuestra piel es más proclive a repararse y protegerse. Además, favorece que los melanocitos que producen pigmento funcionen mejor y los fibroblastos que producen colágeno y mantienen la elasticidad de la piel, funcionen a su máximo rendimiento.

En conclusión, la piel es más permeable por la tarde que por la noche, por tanto, intenta ponerte las cremas antes de medianoche para levantarte con una piel más hidratada y luminosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *