03
abr

823f8548111ec4cda1c013ce693d30f0

Factores externos como el estrés, la falta de sueño o mantener una dieta poco equilibrada, influyen tanto en nuestro sistema inmunitario como en nuestro estado de ánimo. Hoy te damos algunas claves que te ayudarán a potenciar tus defensas:

 

  1. Las vitaminas y minerales: minerales como el zinc, el magnesio y el cobre mejoran el funcionamiento del sistema inmunitario. Las vitaminas son necesarias para el funcionamiento celular, el crecimiento y el desarrollo normal de la persona.
  2. Ajo y cebolla: el ajo es conocido por sus propiedades antisépticas que mejoran la respuesta del organismo frente a virus y bacterias. La cebolla se recomienda especialmente en infecciones respiratorias. Puede tomarse cocida para alivar la congestión y cruda para la tos, ya que ayuda a expectorar la mucosidad.
  3. Agua: el agua ayuda a eliminar las toxinas del organismo. Se recomienda tomar entre 6 y 8 vasos al día, aunque esto depende mucho de la actividad física que se realice y de los alimentos que tomemos. Cuanto más densa sea nuestra dieta, más agua se recomienda tomar.
  4. Setas, algas y cereales: estos alimentos contienen betaglucanos, sustancia capaz de madurar el sistema inmune. Este tipo de fibra soluble se puede encontrar en todo tipo de setas y algas. Además, cereales como la avena y la cebada también la contienen. Además, existen diversos estudios que afirman que su consumo podría ser beneficioso para los diabéticos, mejorando la regualación de la glucemia y de los niveles de colesterol.
  5. Jalea real: se trata de un alimento completamente natural, que supone una gran fuente de proteínas, lípidos, vitaminas B1, B2, B6, B5, B8, E y ácido fólico. También contiene azúcar.
  6. Yogures y derivados probióticos: las bacterias que contienen los yogures (Lactobacillus bulgaricus y el Streptococus thermophylus) y las leches fermentadas (bifidobacterias o Lactobacilus casei) potencian las defensas y son unos grandes aliados frente a la prevención de gripes y catarros.
  7. Propóleo: Esta sustancia, rica en bioflavonoides, oligoelementos, vitaminas, aminoácidos y aceites esenciales.

 

Recuerda que la condición más importante para mantener nuestro organismo fuerte es mantener buenos hábitos de vida: comer 5 raciones de frutas o verduras al día, evitar cambios bruscos de temperatura, aprender a organizarse y aprender a priorizar para no dejarse llevar por el estrés, practicar 30 minutos al día de ejercicio físico y dormir un mínimo de 7 horas al día para recuperarnos tanto físico como mentalmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *