02
may

shutterstock_486675022

¿Sabías que las personas con buenas amistades tienden a tener la presión arterial más baja?. El filósofo británico Francis Bacon decía que “la amistad duplica las alegrías y divide las angustias por la mitad” y no estaba nada alejado de la realidad. Varios estudios científicos demuestran la importancia que tienen las relaciones sociales en nuestra salud.

 

La salud es algo más exigente que no tener una enfermedad; la salud es el bienestar físico psicológico y social, y lo que nos aportan nuestras amistades es precisamente ese bienestar. Un valor añadido que repercute sobre nuestra salud de distintas formas.

Rodearnos de buenos amigos puede alentar comportamientos beneficiosos para la salud aunque también puede ocurrir al contrario. Así lo ha descubierto un grupo de investigadores de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill (Estados Unidos). Los resultados del estudio, para el que contaron con 15.000 participantes, mostraron que la falta de relaciones sociales cercanas podría tener el mismo impacto en la salud que la falta de ejercicio físico o fumar. Además, las personas con buenas amistades tienden a tener la presión arterial más baja, menor masa corporal y menores niveles de inflamación en el cuerpo que aquellas que tienen peores relaciones.

El secreto está en la calidad, no en la cantidad

 

Otra investigación, de la Brigham Young University de Utah (Estados Unidos), llevó a cabo 148 estudios -en los que participaron 308.000 personas- sobre el vínculo entre las relaciones sociales y la mortalidad. Los resultados de este estudio harán que quieras volver a coger el teléfono y llamar a esa persona tan especial. Porque, gracias a ella es muy probable que tengas una vida más larga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *