02
may

dormida

¿Eres estudiantes o convives con alguno? Entonces echa mano a esta selección de consejos para conseguir que el tiempo frente a los libros sea mucho más productivo. Hábitos diarios, agenda planificada y evitar cualquier distracción. Hoy, las claves para afrontar la época de exámenes y no morir en el intento.

 

Según los expertos, aprovechar las clases es una labor fundamental de cara a superar con éxito los exámenes: entender los apuntes y tomar nota de manera eficaz. Subrayar y memorizar lo más importante es una de las formas tradicionales de estudio que mejores resultados proporciona.

 

Cuando uno subraya, retiene conceptos. Intentar explicarlos con sus propias palabras, es fundamental para asentarlos y fijarlos en la cabeza para siempre. Hacer esquemas, listas o poner lo estudiado en común con los compañeros son algunos de los elementos básicos a la hora de memorizar y prepararse para una prueba. Hoy, las nuevas tecnologías han logrado integrarse en el mundo universitario a través de múltiples aplicaciones que ayudan a programar sesiones de estudio, organizar apuntes o resolver problemas matemáticos.

 

Reforzar el estudio con el uso de apps puede ser recomendable siempre y cuando el estudiante sea capaz de concentrarte y utilizar la tecnología para entender mejor la materia, evitando eso sí, acceder a redes sociales, hablar con los amigos o conectar con cualquier tipo de contenido que nada tenga que ver con el estudio.

 

Estas son algunas pautas recomendadas por los especialistas:

 

  1. Organízate antes de empezar: prepara todo cuanto necesites para estudiar y asegúrate de disponer de todo el material necesario. Es preferible estudiar la materia más difícil al principio y dejar lo más sencillo para los últimos días.

 

  1. Gestiona tu tiempo. Utiliza calendarios con las fechas de los exámenes parciales y finales, prioriza la importancia de las asignaturas y su peso, gestiona los tiempos de dedicación con la agenda en la mano.

 

  1. Mantén unos hábitos de estudio. Respeta los horarios de estudio y de descanso, márcate tiempos de estudio fijos, paradas de 12 ó 20 minutos durante los que hacer algo distinto, eso favorecerá a tu concentración durante el estudio posterior. En épocas de exámenes es beneficioso realizar actividades deportivas para “desconectar y airear” el cerebro, así como descansar y comer de formar saludable con alimentos que favorezcan la energía, la memoria y la concentración como son los frutos secos o alimentos con vitaminas B6 y B12.

 

  1. Elige el método que más te ayude a recordar lo estudiado. Puedes reescribir los contenidos, destacar lo principal con colores, hacer esquemas, prestar atención a las explicaciones del profesor, contárselo a otros, trabajarlo en grupo, dibujarlo, tenerlo en fotos o fichas, leyendo algún libro sobre el tema, viendo vídeos, reportajes o consultando webs especializadas.

 

  1. Mejora tu concentración. Estudia en un entorno adecuado, un espacio fijo que sea silencioso o con música relajante, exento de distracciones. Además, puedes poner en práctica técnicas como la respiración abdominal, la meditación o el mindfulness (atención plena).

 

  1. Amplía tus conocimientos con ayuda de otros compañeros. Estudia o repasa en grupo, te permitirá compartir apuntes y obtener información que pueda servirte para completar tus apuntes. Además, escuchar al resto puede beneficiar tu comprensión y hacer que el día del examen lo recuerdes mejor que memorizando únicamente.

 

  1. Practica antes del examen. Además de repasar de forma tradicional, puedes ayudarte de aplicaciones móviles destinadas a realizar revisiones rápidas de último momento antes del examen. Una de ellas es la app “Crea tus tests”, que te permitirá preparar tus exámenes, desarrollando tus propias preguntas de acuerdo a las materias estudiadas.

 

  1. Ten claras tus metas. No olvides lo que quieres conseguir al finalizar la carrera; una buena formación y acceder a un empleo. Ten claro “por qué” y “para qué” debes estudiar y aprobar. Compensa la sensación de agobio, presión, estrés o incertidumbre con pensamientos positivos y motivación.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *