01
abr

shutterstock_375237196_baja

 

Entre las muchas cosas que nos deja la semana santa están las adoradas torrijas.

Un postre de origen humilde y preparación sencilla que hace las delicias de los amantes de la repostería estacional. ¿Sabías que ya en el Siglo XV se recomendaba su consumo para la recuperación de las parturientas?

Hoy, te contamos las claves y secretos para unas auténticas torrijas.

 

1, El pan

La mejor torrija es la que se realiza con pan del día casero. Tiene menos poros y una miga más densa y compacta que admite más leche.

 

2. La leche

Pon un litro de leche entera, una rama de canela y 100 gramos de azúcar en un cazo. Caliéntalo y, antes de que hierva, apaga el fuego. Empapa bien las torrijas en la leche y déjalas reposar 5 ó 10 minutos en una bandeja. De esta forma, el pan conseguirá mantener el sabor de la leche.

 

3. El rebozado y la fritura

Una vez veas que el pan ha empapado bien la leche y están jugosas, las pasas por huevo batido, repitiendo este paso tranquilamente un par de veces y finalmente las fríes. El aceite debe calentarse a unos 170 grados. Bastan 2 minutos para freír una torrija pero es importante, echarlas como mucho de dos en dos en la sartén.

 

Si vas a hacer bastantes torrijas no debes olvidar colar el aceite cada cierto tiempo para evitar que se adhiera la rebaba requemada del huevo

 

3. El sirope

Las torrijas pueden servirse tal cual o puedes añadir algo de dulce en forma de sirope. Lo ideal es que no sea demasiado empalagoso. Por ejemplo, si eliges miel, es preferible rebajarla con agua. Puedes emplear azúcar, piel de naranja y una rama de canela para rematar la presentación.

 

¡Qué disfrutes de la receta!

 

Más detalles: http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2014-04-17/como-hacer-la-torrija-perfecta-en-5-pasos_117053/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *