02
oct

azucarSegún la OMS, la cantidad máxima recomendada de azúcar al día es de 25 gramos. Actualmente en España estamos consumiendo una media de 100 gramos al día. Es decir, tomamos 4 veces más azúcar del recomendado, Este consumo excesivo de azúcar, especialmente de azúcar blanco, es un factor clave a la hora de desarrollar obesidad, diabetes, enfermedades vasculares y algún tipo de cáncer. El mercado nos ofrece alternativas pero no todas son más saludables. Ojo al dato. Hoy, el azúcar y sus alternativas, a examen.

LA FRUCTOSA

La fructosa es un tipo de hidrato de carbono simple (es decir, de azúcar) característico de la fruta, de la miel y de buena parte de los siropes y jarabes antes mencionados. Ciertamente la fructosa tiene un índice glucémico significativamente menor que la sacarosa o la glucosa, pero sus implicaciones metabólicas se apuntan como devastadoras en lo que se refiere al incremento del peso, el riesgo de diabetes, el hígado graso no alcohólico y la enfermedad cardiovascular.

EL AZÚCAR DE CAÑA

Como substituto para el azúcar, no es de los más saludables. Es un azúcar parcialmente refinado que conserva parte de la melaza. Pero no deja de ser un azúcar bastante refinado. El azúcar moreno sin más es azúcar blanco con un toque de color: la diferencia en contenido de sacarosa no llega al 3%.

AZÚCAR INTEGRAL DE CAÑA

Para obtenerlo, se trocean las cañas, se aplastan y se obtiene un zumo que se espesa y cristaliza calentándolo de manera cuidadosa. Ofrece un contenido en sacarosa del 96% y minerales del 2,5%. No deja de ser un azúcar concentrado.

MELAZA Y PANELA

Se elaboran a partir del jugo de caña de azúcar (o de remolacha) que se desecha en la elaboración de azúcar refinado. Contienen minerales y sustancias antioxidantes de la caña, pero no en proporciones nutricionalmente significativas.

SIROPE DE ARCE

Es un zumo espeso procedente del arce canadiense. En 10 g de sirope hay 10 mg de calcio, 0,15 mg de cinc y 0,2 mg de magnesio. Este contenido no es muy significativo desde el punto de vista nutricional, pero es mejor que nada.

SIROPE DE YACÓN

El yacón es un tubérculo que crece en los andes peruanos. De esta raíz se extrae un sirope, no tan dulce como el azúcar o la miel, pero con la mitad de calorías, un índice glucémico muy bajo y proporciones significativas de minerales. Una alternativa significativamente más sana que el azúcar.

SIROPE DE FRUTAS

Su contenido en sacarosa y fructosa es alto. Un zumo casero de frutas tiene un 10-15% de azúcares; en sirope se concentran y aumentan. En los siropes de cereales malteados, la concentración de fructosa es menor y son más recomendables.

SIROPE DE AGAVE

Se obtiene calentando el zumo de agave azul o sisal. El resultado es un jarabe compuesto sobre todo de fructosa y algo de hierro, calcio, potasio y magnesio. Es solo recomendable en pequeñas cantidades por su riqueza en fructosa.

AZÚCAR DE COCO

Se obtiene por calentamiento del zumo fresco de la flor del coco. Sabe a caramelo y resulta muy agradable. Su contenido en fructosa es bajo (2-9%) y el contenido en minerales, relativamente alto. Es uno de los endulzantes más sanos.

HOJAS DE ESTEVIA

En las herbodietéticas se encuentra el polvo de hojas o el extracto seco, 80 veces más dulce que el azúcar. No aporta calorías y ayuda a controlar la glucosa en sangre. La planta es fácil de cultivar en tiestos, lo que representa un ahorro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *