01
oct

¿Qué se le pide a un buen profesor? Que eduque con afectividad, creatividad, que fomente el pensamiento crítico y la interacción social, que trabaje en sinergia con los diferentes tipos de inteligencia. El modelo educativo se encuentra en un momento de clara transformación y esto obliga a que los profesores de hoy se replanteen su papel en el futuro. Hoy ponemos a los profes a examen.

Doscientos años después de la Revolución Industrial nos enfrentamos a la Revolución informática. Hoy el aula ya no es sinónimo de fuente de información, al menos no en exclusiva. La información está en el ciberespacio. Por tanto, el papel del profesor hoy ya no es de mero transmisor de información, sino que es una guía para las mentes de los jóvenes.

Si dibujáramos el retrato robot del profesor perfecto para la sociedad del S XXI, mencionaríamos las siguientes cualidades:

  • El profesor destinado a formar a ciudadanos del futuro no puede educar con las herramientas del pasado.
  • Educar significa abarcar la formación de afectividad, creatividad, pensamiento crítico, interacción social y sinergias entre las diferentes tipos de inteligencias.
  • Aceptar y atender eficazmente la diversidad en el aula.
  • Crear motivación adecuada y permanente en los alumnos.
  • Generar un clima colaborativo que provoque trabajo en equipo.
  • El aprendizaje será personalizado.
  • Primarán las habilidades al saber académico.
  • Internet será la fuente y el inglés, la lengua mayoritaria.
  • El espacio se abrirá al movimiento: salas diáfanas con enchufes.
  • Educar en valores como la empatía, la concienciación, el pensamiento ecológico, la creatividad o la cooperación.
  • Los alumnos tendrán más tiempo para disponer de su faceta personal e interactuar más con la naturaleza y el deporte.
  • Las plataformas online para notas y deberes, software colaborativo para hacer trabajos grupales y uso de redes sociales como parte de la formación.
  • Uso de la gamificación, mecánicas de juego para la enseñanza, realidad aumentada, sonido, vídeo por encima del texto.

La transformación educativa avanza a un ritmo de vértigo. La tecnología cambia los criterios, el espacio y la forma de formar a los profesionales del futuro.Bienvenidos a la nueva ética educativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *