29
dic

Hoy compartimos la receta de este delicioso roscón de Reyes especial celiacos. ¿Te atreves con él?

Ingredientes para un Roscón de Reyes mediano: 103 g de almidón de trigo, 75 g de almidón de patata, 100 g de harina de arroz, 20 g de harina de trigo sarraceno, 3 g de fibra de manzana, 4 g de psyllium, 1 g de goma xantana, 5 g de lecitina de girasol o lecitina de soja no transgénicos para que se conserve un poco más tierno, 

2 g de levadura seca de panadería, 240 ml de leche entera (yo uso leche fresca de cabra, pero la común de vaca también nos sirve), 30 g de azúcar, 5 g de miel, 70 g de mantequilla en pomada, 1 cucharilla de agua de azahar, ralladura de una naranja, 500 ml de nata 35 % M.G. para montar, 130 g de azúcar, semillas de 1 vaina de vainilla.

Paso a paso:

  1. En el bol amplio mezclamos los ingredientes secos, el azúcar, y seguir con la leche con la levadura y los ingredientes aromáticos (el agua de azahar y la ralladura de naranja). Amasaremos bien y dejaremos la masa fermentando hasta que crezca un poco. La temperatura adecuada puede estar comprendida entre los 25ºC y los 28ºC. Si es menor deberemos tener paciencia y esperar a que fermente del todo.
  2. Cuando termine la primera fermentación, volveremos a amasar para quitarle el gas, añadiremos la mantequilla a la masa y volveremos a amasar pasándola entre los dedos. Una vez tengamos la masa con la mantequilla incorporada y sin aire, la taparemos nuevamente y dejaremos que fermente otras dos horas y media en un sitio cálido con una temperatura de entre 25ºC y 28ºC.
  3. Pasado este tiempo, volvemos a amasar para quitar el gas producido en la segunda fermentación y pasamos el bloque de masa a la mesa bien enharinada con algún almidón que hayamos usado para la masa. Hacemos una bola ayudándonos con el lado de la mano del dedo meñique para remeter la masa. Una vez tengamos la bola bien formada, introduciremos el dedo índice y corazón enharinados en el centro del bloque. Con movimientos circulares vamos abriendo el agujero del roscón con cuidado. Seguramente la masa se empiece a pegar, por lo que deberemos volver a poner harina en los dedos para completar el hueco.
  4. Precalentaremos el horno a 190ºC. Diluiremos una yema de huevo con una cucharada de leche y pintaremos toda la superficie. Antes de colocarlas se puede glasear con la yema de huevo y la leche para conseguir un dorado mejor. 
  5. Cortaremos unas frutas escarchadas y las colocaremos cercanas al agujero que hemos hecho con el cortapastas. Seguiremos con un poco de azúcar perlado. En caso de no encontrar, podemos repartir un poco de azúcar blanco y finalmente añadir almendra laminada o incluso piñones. 
  6. Hornearemos a 190ºC durante 45 minutos con calor arriba y abajo. Pasado este tiempo veremos si se ha tostado lo suficiente. Si no se ha dorado como nos hubiera gustado, subimos la temperatura a 200ºC para hornear cinco minutos más para que se acabe de dorar.
  7. Una vez se enfríe cortaremos el roscón por la mitad y lo rellenaremos de la nata montada con el azúcar para terminarlo. También se puede rellenar de cremoso de chocolate (que podemos encontrar en la receta de Tartaleta con crema de chocolate y fresas chuche).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *