05
ene

shutterstock_14785547

 

Hay vida más allá de los Pirineos. Además de las magníficas pistas de España y Andorra, cada año, los amantes del sky peregrinan hacia Austria, Francia, Suiza e Italia, la auténtica meca de la nieve. Estas son las 5 mejores estaciones del viejo continente, tanto por sus pistas e instalaciones, como por sus accesos, paisajes y apre-ski.

 

1. Zermatt (Suiza)

En el lado suizo del Monte Cervino (a esa montaña allí la llaman Matterhorn), Zermatt es un sitio increíble. Para empezar, el pueblo no permite circular por sus calles a vehículos que no sean eléctricos, por lo que si viajas en coche deberás dejarlo en la última ciudad antes de llegar, Taesch. Es un destino turístico muy elitista y sus precios así lo demuestran, tanto en el pueblo como en la propia estación, donde puedes hacer heli-esquí y lanzarte desde lo alto de las cumbres suizas.

 

2. Val d’Isère (Francia)

Quien lo visita, vuelve; por algo dicen que es el lugar más bonito del mundo para esquiar junto a Tignes, el paraíso de cualquier aficionado. Verse rodeado de montañas de más de 4000 metros impresiona, pero aún lo hace más lanzarse por pistas como Bellevarde, un mito del deporte blanco sólo a la altura de los mejores.

Haber albergado los Juegos Olímpicos de 1992 y los Mundiales de 2009 dan una pista de la calidad de esta emblemática estación francesa que, además, ofrece un apre-ski realmente divertido en un pueblo que no ha perdido su encanto.

 

3. Saas Fee (Suiza)

Pese a ser una de las mejores estaciones de Europa, no es sólo una estación de esquí. Saas Fee es conocida como la Perla de los Alpes y se ubica a los pies del Dom, una impresionante montaña de 4545 metros. Es la mejor opción posible para aquellos que no practican el deporte blanco pero acompañan a los que sí lo hacen ya que dispone del restaurante giratorio más alto del mundo (a 3500 metros de altitud), la gruta de hielo más grande del mundo, un funicular subterráneo e, incluso, una montaña rusa de 900 metros de longitud.

 

4. Chamonix (Francia)

A los pies del mítico Mont Blanc, mayestático con sus 4810 metros, el Valle de Chamonix es una leyenda dentro del esquí. Son muchos los dominios esquiables que engloba este valle y se puede esquiar en ellos con dos forfaits diferentes: Chamonix Le Pass, que incluye Brévent/La Flégère, Domaine de Balme y Grands Montets (con un total de 115 kms), y Mont Blanc Unlimited, con el que también puedes esquiar en estaciones contiguas de Italia y Suiza hasta unir 410 kms de pistas.

 

6. Val Gardena (Italia)

Una de las estaciones más famosas de los Dolomitas, tiene por sí sola 175 kilómetros esquiables que se amplían hasta los casi 500 si unimos a las vecinas Alta Badia, Marmolada y Val di Fassa. El paraíso.

Tiene pistas para todos los niveles, aunque comparte con sus estaciones vecinas la que, sin duda, es la ruta más famosa, la Sella Ronda: una ruta circular que bordea el macizo montañoso del Sella. Tiene varios premios a las pistas más famosas de toda Italia y no es para menos. Además, sus escuelas son de las mejores de Europa, tanto para aprender a esquiar como para iniciarse o mejorar los fundamentos del snow.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *