04
jul

shopping

Comienza la época de las rebajas. El momento perfecto para renovar prendas básicas o hacerse con algún objeto de deseo que normalmente se encuentre fuera de nuestro alcance. Pero no te dejes llevar por el ímpetu. Según los expertos, los chollos se acaban pronto y tienes que andar con tiento para no llevarte nada que valga aún menos que lo que marca su etiqueta o, peor si cabe, acabes comprando avances de la nueva temporada. Hoy, algunos consejos para sacarle partido a las rebajas.

 

  • Si ves un producto deteriorado o defectuoso avisa al dependiente.En Rebajas no se venden artículos peores ni productos fabricados expresamente para este tipo de ventas. Los artículos rebajados tienen que estar correctamente etiquetados y mostrar su precio original y el nuevo con descuento, o bien el porcentaje de rebaja que se ha aplicado.

 

  • Aunque te cueste creerlo,los establecimientos son libres de modificar sus políticas de ventas en periodos de rebajas(medidas en relación con el pago con tarjeta, con la devolución del producto, con la posibilidad de recuperar el dinero, el plazo para los cambios, etcétera). Eso sí, deberán informar detalladamente al respecto. Por ejemplo, si una tienda decide no aceptar tarjetas durante las rebajas deberá avisar a sus clientes, porque de no hacerlo el consumidor podrá reclamar. Y con todo el derecho.

 

  • Todos los productos nuevos tienen garantía. Estén o no rebajados. Comprar en rebajas no es sinónimo de un mal trato al cliente ni de artículos sin garantía. Así que si no te gusta algo que hayas comprado en rebajas podrás cambiarlo tranquilamente.

 

  • Estás en todo tu derecho de devolver aquello que no quieres. Si está en perfecto estado, el establecimiento no está obligado a devolver tu dinero, pero sí a ofrecerte la posibilidad de cambiarlo por otra cosa. Si está deteriorado sí. Eso sí, no te olvides nunca de pedir tu tiquet.

 

  • Puedes (y debes) reclamar si no estás conforme. El cliente siempre puede reclamar al establecimiento si no está conforme con la compra, pero para ello es necesario guardar el ticket. Si consideras que el comerciante no está cumpliendo la ley, pide una Hoja de Reclamaciones, rellénala y envía el original a alguna institución u organismo oficial competente.

 

 

  • Para evitar problemas tras adquirir algún producto en rebajas es conveniente exigir y guardar los tiques y facturas, por si hubiese que realizar algún cambio o gestionar una reclamación. Hay que rechazar artículos cuyas instrucciones no vayan en castellano y observar que en las etiquetas tengan el doble precio. En el caso de los establecimientos, deben poner a disposición de sus clientes las correspondientes hojas de reclamación en el caso de que las demandasen por considerar que se han vulnerado sus derechos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *