03
abr

shutterstock_274632215

Dedicamos nuestro post de hoy a enumerar los elementos que integran “el kit de primeros auxilios universal” que todo viajero debe tener en cuenta. Si estás a punto de escaparte de viaje, tenlo en cuenta y adáptalos a tu destino.

 

El botiquín estándar para el viajero

En ningún botiquín básico de viaje debería faltar: Alcohol, Agua oxigenada, Iodopovidona, Algodón, Gasas esterilizadas, Dramamine (para prevenir mareos, náuseas y vómitos), Tela adhesiva, Tijeras (pueden ser de punta redondeada para mayor seguridad), Termómetro, Aspirinas, Apósitos, Protectores, Vendas, Antiinflamatorios, antihistamínicos y pastillas de carbón.

 

Los malestares más comunes durante un viaje

Los síntomas y malestares más comunes que suelen presentarse durante un viaje son:

  • Fiebre, Náuseas, Mareos, Diarrea, Dolores de cabeza

Si experimentas estos síntomas durante un viaje, bastará con tomar Dramamine para aliviar las náuseas y los mareos, analgésicos o antiinflamatorios para aliviar las migrañas y la fiebre (si es muy alta se puede ayudar aplicar compresas frías), y pastillas de carbón para aliviar la diarrea.

 

Por supuesto que estas son soluciones transitorias, lo primero que se debe hacer en caso de que los síntomas persistan es visitar a un médico lo más rápido posible.

 

Mejor prevenir que curar

Más allá de contar con los elementos necesarios para poder llevar a cabo la atención primaria, también se recomienda tener precaución con las quemaduras solares, las picaduras de insectos, etc. Los elementos que debes llevar por precaución son

  • repelente de insectos, protector solar, gel post-solar o aloe vera (aunque en caso de no
  • conseguir se pueden aplicar rodajas de tomate sobre las heridas). Insistimos que nada de
  • esto reemplaza la atención médica profesional.

 

Cómo comportarte durante un viaje

  • Trata de alimentarte de forma sana. No comas, ni tomes en exceso. No te expongas durante
  • muchas horas al sol. Mantente hidratado todo el día. Asegúrate de consumir agua potable
  • y/o purificada. Descansa lo necesario. Evita las actividades o deportes para las que no te
  • encuentres calificado.

 

Cómo utilizar los elementos del botiquín

Las bacterias más dañinas son las que trabajan (y viven) en ausencia de oxígeno. Por lo

tanto, al aplicar agua oxigenada sobre una herida se logra acabar con las bacterias nocivas.

 

¿Qué hacer con una herida leve?

  • Trata de lavar la herida con abundante cantidad de agua (si puedes aplicar un chorro de
  • agua con bastante presión sobre la herida será mejor). Desinféctate. Finalmente cubre la
  • herida con una gasa o un apósito protector. Si tienes una herida que sangre puedes aplicar
  • presión con una gasa esterilizada hasta que pare la hemorragia.

Viajes especiales, medidas especiales

Si tienes una enfermedad crónica habla con tu médico antes de realizar un viaje ya que podrá darte consejos y medicamentos específicos (incluso puede prohibirte algunos otros). Al igual, si estás embarazada necesitarás tener precauciones extra

 

Si has decidido viajar a un destino exótico, tendrás que asesorarte muy bien antes de partir. Por ejemplo, a lugares donde escasea el agua puedes llevar pastillas purificadoras o un purificador portátil para potabilizar el agua.

 

Dependiendo del destino hacia donde vayas, hay toda clase de elementos que te podrán ayudar. ¿Sabías que hay pastillas contra la fiebre amarilla?. O por ejemplo, En un destino como Cuba podría ser complicado encontrar medicamentos tan sencillos de adquirir en Europa como los antibióticos.

 

Si quieres disfrutar de una escapada, sin sorpresas desagradables, prepárate tu botiquín y toma tus precauciones. ¡¡¡¡Que disfrutes de tus vacaciones!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *