07
may

Deshacerse de las cómodas cápsulas café no es tarea fácil y despreocupada. La mayor parte de ellas se compone de aluminio y plástico. A priori, podrían depositarse en el contenedor de reciclaje amarillo, pero no. Al llevar adherido residuo de café, solo pueden almacenarse en puntos verdes o lugares habilitados por los vendedores. Algo que no realizan ni siquiera el 10% de los consumidores.

Con mucha probabilidad, en 2020 dejarán de venderse cápsulas de café que sean de plástico o aluminio, a no ser que las empresas fabricantes se encarguen de su recolección y reciclaje. Es el momento pues de recuperar otras alternativas y de esa forma, poner nuestro granito de arena para la conservación de nuestro planeta.

Hemos consultado a expertos cafeteras para elaborar una guía práctica de los sistemas de extracción de café. Y este es el resultado.

La cafetera francesa:
Es un método sencillo que da buen resultado si te gusta el sabor suave. Muy fácil de limpiar y mantener.

La cafetera italiana:
Provista de dos cuerpos y habitualmente, de aluminio. Si se mantiene limpia, da buen resultado durante mucho tiempo. Los amantes del buen café, tienen sus trucos para conseguir sacarle un mayor partido como: emplear agua mineral caliente, no apelmazar el café, moler el grano, cambiar la goma con frecuencia y asegurarse de que el polvo de café no cubra la rosca de cierre.

La cafetera expreso:
Es la mejor opción si te gusta el espresso. Una resistencia eléctrica calienta el agua que posteriormente infusiona con el grano molido a una presión bastante alta y durante unos segundos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *