31
ene

shutterstock_249750298

 

Un año más, Cupido nos recuerda que estamos vivos. Nuestro corazón late más fuerte. Nuestro cerebro se inunda de endorfinas. La vida se vuelve multicolor y todo parece fácil. Te ves más alto, más guapo, más listo. Si sufres o disfrutas del efecto de San Valentín, este post te interesa. ¡Feliz día de enamorados!

 

 

 

 

Nos sumamos al homenaje del día de los enamorados recorriendo estos simpáticos síntomas del enamorado:

 

  1. El amor mejora tu imagen. Sales más guapo en las fotos y en los espejos. Tus duchas duran más tiempo. Sientes un impulso irrefrenable de ir de compras, usar perfume y renovar la ropa interior. Sin duda, estás enamorado.

 

  1. Ahora resulta que cocinas

 Y lees y ves películas en blanco y negro y compartes las letras de tus canciones favoritas. El   amor impregna tu cerebro de oxitocina y dopamina y eso no te deja espacio para mucho más. Lo cuenta Delia Rodríguez en ‘Memecracia’, el libro que hay que leer incluso para estar bien enamorado.

 

  1. Las demás cosas no importan tanto. Tampoco tus

fracasos amorosos previos. El orden de valores se invierte y se torna caprichoso. Ahora la prioridad es todo aquello que gira alrededor de la próxima cita, el próximo beso, la próxima conversación y todo lo que permita que ese instante sea perfecto.

 

  1. La lluvia es preciosa. Así es. Cambian nuestros gustos y

también nuestras fobias. Es una etapa de tregua en la que bajamos nuestras defensas y permitimos adoptar nuevos hábitos. Si el romance fragua, esos hábitos formarán parte de tu vida para siempre.

 

  1. No necesitas tener conversación. Hablar de lo mismo no te cansa nunca. Todas las conversaciones con tus amigos están bien, pero tú tienes una mejor. ¿Cuál? La que a esa persona le parezca interesante. Tu poder camaleónico no conoce límites.

 

  1. Te vuelves listo. Todo lo que dices recibe una valoración extra que te hace sentirte inmortal. Esa persona se ríe, se enfada, se interesa, se preocupa por las cosas que cuentas. No hay terapia de auto-estima más poderosa que amar y ser correspondido.

 

  1. Eres capaz de proyectar grandes cosas Es como si tu

     vida empezara hoy. Viajar, aprender un idioma, saber de bolsa

     hasta apuntarte al gimnasio. La ilusión mueve montañas y

     nos hace convertirnos realmente en la persona que “ella o él”

     ve en nosotros.

 

  1. Flotas por la calle. Llegas más rápido a los sitios. Silbas, canturreas y bailas. Si no te pilla un coche, los trayectos a donde sea se convierten en algo divertido. Los trayectos por verla son viajes espaciales. No hay distancias, esperas, kilómetros, minutos que te pesen cuando estás intoxicado por el amor.

 

  1. Todo te parece bien. Esa sonrisa facilona será difícil borrarla durante un tiempo de tu rostro. Con suerte, no desaparezca más o se convierta en algo mejor; felicidad crónica. Hasta sus defectos provocan tu bondad. Y es que el amor, nos hace ser mejor; tolerantes, pacientes y comprensivos. ¡Qué pena no poder ser siempre así!.

 

  1. Los preliminares se multiplican. Las conversaciones eternas, la copa de vino antes de cenar, las caricias sin prisas, las sobremesas, las caricias sin prisas…. El amor nos hace deleitarnos en los detalles sin pensar en el final o precisamente, proyectando un final que nos deje con ganas de más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *