01
mar

La primavera la sangre se altera y el sistema inmunológico revoluciona. La prueba más evidente es cuando nos empieza a moquear la nariz hasta que llega el verano. Las medicinas alternativas ofrecen soluciones naturales para prevenir y aliviar los síntomas de las alergias. No te resignes y prueba algo diferente, te damos algunos consejos naturales para dejar de estornudar y llorar esta primavera.

 

  1. Identifica al enemigo

En la mayor parte de los casos de alergia que aparecen en primavera, el alérgeno responsable es el polen, pero hay muchas clases de polen, tantas como plantas que florecen: gramíneas, coníferas, olivos, olmos…

  1. Cambia tu agenda

Si tienes alergia al polen, aprende cuáles son las horas de máxima emisión de cada planta, y olvídate de salir al exterior en esos momentos críticos, especialmente si corres o haces deporte al aire libre. Es mejor hacer ejercicio en un gimnasio limpio con el aire filtrado o nadar en la piscina tratada con ozono en vez de cloro. El deporte te ayuda a mantener en forma el sistema inmunológico, siempre que se practique a la intensidad adecuada y sin pasarse con la duración.

  1. Revisa tu alimentación

¿Empeora tu alergia si tomas lácteos en el desayuno? ¿Te da un ataque de mocos después comer un filete? Algunos alimentos provocan reacciones alérgicas cruzadas a las personas con alergia al polen. En el caso de las frutas y verduras, basta no comer éstas crudas y comerlas cocinadas. Por ejemplo, la alergia al polen de abedul se relaciona con manzanas, melocotones, peras y cerezas crudas. La alergia al polen de artemisa puede provocar reacción al apio crudo.

  1. Ventila con precaución

Para airear la casa el mejor momento es primera hora de la tarde, especialmente los días lluviosos, cuando los índices de polen son bajos, y procura no estar en casa. Y olvídate de fumar de una vez por todas. Ya te han obligado a hacer de tu trabajo y espacios públicos un espacio libre de humos, sólo te queda liberar tu casa y empezar a respirar aire limpio, cuando las membranas de tu nariz y garganta empiecen a recuperarse, filtrarán el aire con más eficacia y actuarán como una barrera para los alérgenos.

  1. Utiliza los filtros

Tanto en el aire acondicionado de los espacios cerrados como en el coche, invierte en buenos filtros que eliminen cualquier posible entrada de alérgenos. Apuesta por aire acondicionado saludable. Los aparatos de aire acondicionado han de pasar revisiones periódicas, no sólo en el trabajo, también en casa. El mantenimiento permite reducir las posibilidades de alergia, si el problema persiste es necesario que te asegures de que el sistema cuenta con filtro HEPA (high-efficiency particulate air filter) o filtro de aire para partículas de elevada eficacia, un filtro absoluto, y si no lo tiene, instálalo cuanto antes. Usa mascarilla ante las situaciones de riesgo. Si no te queda más remedio que cortar el césped de tu casa, hazlo con protección, usa mascarillas de ferretería o mejor invierte en una buena mascarilla con filtros que puedes encontrar en la farmacia.

  1. Plantas para purificar

No todas las plantas producen alergia al polen, algunas purifican el aire y filtran alérgenos y sustancias contaminantes del aire como benceno, monóxido de carbono, formaldehído y tricloroetileno. Algunas incluso emiten sustancias que reducen los niveles de esporas de hongos y de bacterias en el aire. Si no tienes alergia al moho, puedes utilizar arecas, singonios, helechos, datileros, hiedra, poto, espatifilo, cintas y drácenas.

  1. Toma más pescado

Los pescados azules son ricos en ácidos grasos omega-3, que tienen un efecto antiinflamatorio, y está comprobado que reducen los síntomas de alergia y asma. Si no te gusta el pescado, puedes tomar alimentos enriquecidos o cápsulas con omega-3 cada día.

  1. Ayúdate con el magnesio

El magnesio es un mineral que ayuda a relajar las paredes de los músculos lisos y reduce la intensidad de los ataques de asma, haciendo que respires mejor. Las dosis de magnesio necesarias varían en cada persona, en general los deportistas necesitan más por las pérdidas con el sudor y la demanda que produce el trabajo muscular, y pueden llegar a tomar hasta 1.000 mg dos veces al día, pero cada uno es diferente.

  1. Controla las interacciones

Algunos de los medicamentos que se recetan contra la alergia como la teofilina se alteran en su absorción cuando se combinan con otros alimentos como café, cacao, té, carnes y verduras de la familia de la col. El pomelo también puede alterar la absorción de algunos medicamentos. Intenta evitar estos alimentos mientras tomas el tratamiento para la alergia.

  1. Reduce las proteínas

Las inmunoglobulinas E aumentan cuando aparece la alergia, como están compuestas por proteínas, reducir el consumo de alimentos ricos en proteínas puede ayudarte a disminuir la proporción de inmunoglobulinas E. Evita las carnes rojas y reduce el consumo de huevos y lácteos. Para que no se resienta tu alimentación deportiva y no te falten aminoácidos para tus músculos, come pescado azul y pollo, frutos secos, legumbres y cereales.

  1. Aumenta la vitamina C

Los alimentos ricos en vitamina C tienen una acción antihistamínica, puedes tomar esta vitamina en suplementos o comer alimentos ricos en ella como el kiwi, la papaya, las bayas, los pimientos y las coles.

  1. Desinflámate con azufre

El MSM o metil-sulfonil-metano es un compuesto de azufre que tiene un efecto antiinflamatorio y que se está utilizando para prevenir los síntomas de alergia y asma. Estabiliza las membranas celulares de modo que se hacen más resistentes a liberar la histamina, la sustancia que desencadena la respuesta alérgica. Las frutas y verduras son ricas en MSM, especialmente la familia del ajo y cebolla, pero también puedes encontrar cápsulas con dosis de 500 a 1.000 mg.

  1. Sopa de pollo picante

La sopa de pollo se ha tomado para evitar la congestión nasal en alergias y resfriados desde hace 800 años. La receta del Dr. Ziment emplea ingredientes curativos como la pimienta, que ayuda a descongestionar la nariz, el ajo y la cebolla que tienen efecto antibiótico y fluidifican las secreciones, y pollo, que contiene cisteína, un aminoácido antioxidante y fluidificante. La receta se hace con 1 pollo troceado, 1 cabeza de ajo, 1 cebolla, 3 ramas de apio, cuarto de zanahorias y tanta pimienta como puedas soportar. Troceas los ingredientes y se deja cocer en la olla a presión con 1 litro de agua, durante al menos 30 minutos.

  1. Despéjate a lo ruso

Cuando la alergia te tenga completamente congestionado, prueba el rábano picante rallado en un vaso de agua caliente con una cucharadita de miel. Esta raíz aumenta las secreciones lacrimales y nasales y te ayuda a eliminar la mucosidad.

  1. También puedes probar el estilo japonés

Esa pasta picante verde que acompaña los platos de sushi o “wasabi” está hecha con rábano picante, y también te ayuda a descongestionar tu nariz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *