31
jul

El síndrome de tripa inflada afecta tanto a hombres como mujeres y, además de causarnos una molesta sensación, nos confiere un aspecto poco estético y estilizado. Estos pequeños gestos diarios te ayudarán a erradicar la horrorosa sensación de sentirse hinchado como un globo. ¿Quieres saber cuáles? Hoy, te los contamos.

 

  1. FABRICA TU PROPIA AGUA MINERAL AROMATIZADA

Las infusiones de té, kukicha, menta… aporta infinidad de beneficios antigases o retención de líquidos. Si no te gusta mucho su sabor, añade especias o hierbas a tu agua mineral del tiempo o fría en verano. Algunas propuestas: pimienta de cayena para estimular la digestión, cúrcuma para desintoxicar. También puedes añadir unas rodajas de limón y jengibre para darle mejor sabor.

 

  1. CONTROLA TU RESPIRACIÓN

Inhala, exhala, inhala, exhala, inhala, exhala… Una buena respiración profunda abdominal puede aliviar la ansiedad y la tirantez de tu tripa. Coloca tu mano debajo de tu ombligo y haz respiraciones largas y lentas hacia dentro y hacia fuera. Asegúrate de que tu abdomen suba y baje. Un saludable ejercicio que conseguirá que te relajes tanto por dentro como por fuera.

 

  1. MASTICA DE 15 A 40 VECES POR BOCADO

A la hora de comer, mantén lejos tu móvil, apaga el televisor, evita pensar en el trabajo pendiente y concéntrate en masticar. Intenta masticar cada bocado unas 20 veces aproximadamente para que su contenido en amilasa, la enzima digestiva, empiece a descomponer la comida que ingieres. Este es un método japonés para vivir 100 años y un hábito clave para hacer una buena digestión, evitando problemas como las flatulencias, digestiones pesadas o hinchazón. Cuanto más pequeños que sean los alimentos que lleguen al estómago, menos trabajo tendrá que hacer el aparato digestivo y por tanto, menos pesadez e inflamación.

 

  1. APÚNTATE A LA MODA DE LOS BATIDOS VERDES

Hay tres frutas con propiedades antinflamatorias: la piña, la papaya (ambas contienen bromelina y papaína, enzimas que descomponen las proteínas pesadas para evitar la hinchazón abdominal) y el melón, con prescripción diurética para evitar la retención de líquidos. Esta es una sugerencia de batido détox: zanahoria, papaya, piña, bayas de goji y zumo de naranja.

 

  1. PROHIBIDO MASCAR CHICLE

Pese a su efecto refrescante, los chicles son contraproducentes si tienes un estómago sensible principalmente porque provocan tragar más aire de lo debido.

 

  1. REDUCE EL TAMAÑO DE TUS RACIONES

Más que la naturaleza de lo que comes, a las digestiones le importa la cantidad. Un buen hábito es reducir la mitad de días de la semana la porción de tus platos, para darle un respiro a tu intestino.

 

  1. ALIÑA CON CILANDRO O PEREJIL

Numerosos estudios apuntan que el cilandro y el perejil tienen grandes beneficios en el caso de sufrir colon irritable. Esta rica mezcla de aceites aporta buen sabor y relaja los vientres más hiperactivos.

 

  1. PASEA, HAZ YOGA O PRACTICA HIITS

Con solo moverte 15 minutos tu intestino la agradece. Cualquier movimiento de contracción de abdomen realizado mediante la respiración conseguirá eliminar el aire acumulado. Una actividad física diaria evita que el metabolismo se vuelva lento; caminatas diarias, paseos en bici o cualquier hábito que acelere el ritmo cardiaco y ayude a quemar grasa, durante 30 minutos al día.

 

  1. TOMA LÁCTEOS Y CHOCOLATE CON MODERACIÓN

Alterna el consumo de leche con leche vegetal durante unos días. Tampoco te prives de degustar un par de onzas de chocolate, mejor si tiene más del 70% de cacao. Además de ser un alimento antioxidante, sus bacterias beneficiosas se convierten en compuestos anti inflamatorios para nuestra tripa. ¿Sabías que el chocolate crudo ecológico contiene más de 300 minerales como el cobre, el zinc, manganeso y el azufre?

 

  1. OJO CON LAS GRASAS QUE INGIERES

Si sufres de hinchazón abdominal incluso las grasas saludables como nueces o el queso, pueden agravar tu situación. Te recomendamos alimentos ricos en potasio que neutraliza el sodio en la sal y reduce la retención de líquidos como el plátano, la sandía o los tomates.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *