13
ene

shutterstock_112330751  img1  img2

Deporte

 

Para practicar cualquier deporte necesitas estar motivado. Solo así lograrás mantener una rutina que te garantice buenos resultados y que además, te permita pasarlo bien. Nuestros consejos: Ponte unos cascos y escucha tus canciones favoritas, estrena ropa de deporte cómoda y favorecedora y muévete. Si no te gusta correr, camina en cinta, utiliza la elíptica o sube escaleras. El deporte libera tensión y activa tu cuerpo pero si aún así te cuesta mucho hacer ejercicio y tienes poco tiempo, te recomendamos ‘Running para perezosas’.

 

El programa especial escrito por Marie Poitier, redactora jefe de Jogging International y publicado por Lunwerg Editores. Un libro práctico y divertido que te servirá para empezar a correr desde cero y alcanzar un buen nivel en un tiempo récord, con los mejores consejos e ideas para hacer de tu entrenamiento un éxito. ¿El objetivo? correr una hora en tan solo 4 semanas y sin perder la sonrisa. ¿Te atreves con el reto?

 

Como aperitivo, aquí va alguna de las ideas más originales que hemos encontrado en el libro:

 

  • Las nalgas de Laetitia Casta. El running pone las piernas bonitas, pero también las nalgas. Al correr se trabajan los glúteos medios y mayores y los músculos externos del muslo. Son las nalgas las que nos ayudan a extender y recoger el muslo, a estabilizar la cadera durante los cambios de apoyo y adquirir velocidad al propulsarnos. Así que mímalas y estíralas después del entrenamiento. Las necesitamos y mucho.
  • Sin presiones. Para librarte de todo el estrés y cambiar de distracción, opta de vez en cuando por una salida en plena naturaleza con el único objetivo de desconectar. También podrías incorporar ejercicios lúdicos o haz carreras fraccionadas tomando como referencia árboles, piedras, etc.
  • Combina piscina y bici. Son un buen complemento al running y menos agresivos para los músculos y el corazón. Lo ideal sería nadar crol para tener el cuerpo bien alineado en el esfuerzo, pero, para eso, hay que dominar la técnica. Si no es el caso, opta por la braza un poco más exigente para las rodillas, las caderas y las cervicales. ¡También algunas posturas de yoga te ayudarán a estirar mejor!
0 No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *