29
dic

Todos los años la misma historia, no hay lista de buenos propósitos que se precie que no incluya una dieta Détox cargada de zumos, verduras y mejunjes que prometen eliminar de nuestro organismo cualquier recuerdo navideño. Pues bien, hoy nos hemos propuesta desmontar los falsos mitos y ratificar las bondades del hábito más frecuente del nuevo año. ¡Comenzamos!

 

  1. Necesitamos depurarnos pero nuestro organismo ya cuenta con órganos encargados para ello, por lo que las dietas détox no son necesaria. FALSO

Esta afirmación sería cierta si nuestro cuerpo trabajara en ausencia de estrés, sin ningún tipo de exceso y con una alimentación perfecta integrada por alimentos orgánicos (sin pesticidas, con abonos naturales, etc). Por tanto, realizar una dieta détox constituye una herramienta esencial para mejorar la salud y el funcionamiento de nuestro organismo.

 

  1. Las dietas Détox no son dietas para adelgazar. VERDADERO

La pérdida de peso durante una dieta détox es una consecuencia de la eliminación de líquidos procedentes de las tóxinas, no un objetivo. El fin de una dieta détox es mejorar la salud y el funcionamiento de nuestro organismo.

 

  1. Son necesarios los complementos, zumos y batidos que existen en el mercado. FALSO

La base de una dieta détox está compuesta de ensaladas, vegetales, algunas frutas y mucho agua, en concreto, una media de 3 litros al día. Además, podemos tomar batidos y licuados, que podemos hacer nosotros mismos. Eso sí, cuidando al máximo la calidad de los alimentos que consumimos.

 

  1. Este tipo de dietas favorece la reducción de volumen y peso, mejorando los tratamientos de celulitis y lipodistofia. VERDADERO

La presencia de toxinas en nuestro organismo se traduce en hinchazón o inflamación de los tejidos, como respuesta del sistema inmunológico. La dieta détox, al contribuir en la eliminación de toxinas produce una inmediata reducción del volumen de agua acumulada.

 

  1. La dietas détox funcionan solo en algunas personas. FALSO

Cualquier persona es susceptible de realizar y disfrutar de las ventajas de las dietas détox. Aunque es cierto que no es recomendable realizarse en personas con patologías complicadas.

 

  1. No son dietas equilibradas. Provocan déficit de electrolitos, oligoelementos y minerales. FALSO

Al contrario, las personas con excesos de toxinas ya sufren un desequilibrio de su organismo.

Por tanto, lo primero que se necesita es limpiar a fondo y reconstruir una armonía saludable.

Una dieta rica en frutas y verduras no puede generar déficit de electrolitos, oligoelementos y minerales. Una vez reconstituido el organismo, cada persona, en función de su constitución, profesión, gasto energético, edad y estado de salud, necesitará un equilibrio alimentario que le proporcione energía y bienestar.

 

  1. Tiene riesgos para la salud si se prolonga en el tiempo. FALSO

Siempre que una dieta détox esté prescrita por un profesional, no puede entrañar riesgos para la salud. Es fundamental la supervisión profesional. En el caso de que la persona esté enferma, es más necesario la atención médica debido a la combinación de los fármacos que se ingieran durante un proceso de detoxificación, ya que podría activar una mayor sensibilidad hepática.

 

  1. Las dietas détox producen mareos. VERDADERO

Es cierto que trastocar la alimentación puede producir mareos, dolores de cabeza e incluso dolor articular, dado que las articulaciones son las que más toxinas acumulan. Los expertos lo llaman “crisis curativa” y pronto es precedida por una agradable sensación de bienestar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *