05
ene

shutterstock_160067165

 

La Navidad; ese mágico tiempo de excesos que tanto bueno nos trae como nos quita.

Tres semanas desorbitadas de fiestas, celebraciones, vacaciones y encuentros repletos de manjares, dulce, bebidas calóricas y poca actividad física.

 

Tampoco vamos a decir que en vacaciones perdemos todo lo ganado durante el año, pero sí que lo descuidamos, por eso, el artículo de hoy lo dedicamos a recordar hábitos para retomar una vida sana después de las navidades.

 

Los principales hábitos para retomar una vida sana son:

 

Beber más agua: además de no tener calorías, es el mejor sistema de hidratación

para nuestro organismo. Limitemos todo lo posible los refrescos azucarados y las

bebidas con alcohol.

Comer más frutas, verduras y hortalizas: las grandes olvidadas en navidad. Sobre

todo cuando salimos fuera a comer, normalmente los platos que pedimos son muy

pobres en estos alimentos. Cuando hagamos la lista de la compra a la vuelta de las vacaciones, estos alimentos no deben faltar.

Recuperar horarios de sueño: en vacaciones los horarios de descanso brillan por su

ausencia. Lo mismo nos acostamos a las 3 de la mañana que nos echamos una

siesta de dos horas. Recuperar una rutina de sueño nos va a ayudar a optimizar el

descanso.

De vuelta a hacer deporte: podemos comenzar con sesiones cortas de 20-30

minutos, tres-cuatro veces a la semana. Correr, pedalear, nadar, pesas, tenis, pádel. Todo vale para comenzar a movernos.

 

Comer menos, pero mejor: limitar las cantidades y escoger mejor nuestro menú

que ha tendido a pasarse de rosca en las vacaciones. Como premisa, no llegar a

ese punto de: “no me cabe más, estoy lleno”. Hay que plantarse antes.

Consumir más fibra en tu dieta: no es casual que mucha gente tenga problemas de

hábitos intestinales durante las vacaciones de navidad. Descuidamos mucho el consumo de fibra. Elige alimentos integrales y que no falten a diario las 5 raciones de frutas y verduras.

Reducir el consumo de azúcar: nos referimos a los típicos dulces navideños con

mucha densidad energética como mazapanes, mantecados y todo tipo de turrones

frutos secos caramelizados. Solo podremos tomarlos de manera puntual, una vez a

la semana.

Andar y subir escaleras: además de hacer deporte de forma específica, hay

pequeños gestos que podemos hacer a diario e incrementarán nuestra actividad. Evita coger el coche en distancias cortas y ve andando, a lo largo de la semana sumarás varios kilómetros: todo cuenta, aunque sea andando. También podemos olvidarnos del ascensor un tiempo. Subir escaleras es un ejercicio muy completo, sobre todo para las piernas y el corazón. Lo que parece algo insignificante como subir tres pisos andando, es una actividad equiparable a hacer 3 series de ejercicios de piernas en el gimnasio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *